El reloj que se detuvo


Después de 54 años, 261 días y 36 minutos, Hamburgo jugará en la segunda división del fútbol alemán. El reloj que contaba su tiempo como único equipo sin descensos en la Bundesliga, se detuvo.



Se consumó un verdadero hecho histórico en Alemania: el descenso a la 2.Bundesliga del Hamburgo, la única institución del país que siempre se había mantenido en la élite. Fueron casi cuatro años de una lenta agonía que se finiquitó por el triunfo de Wolfsburgo (jugará promoción) ante Colonia (el otro descendió). En 2014 y 2015, los ‘Dinosaurios’ jugaron un duelo desempate ante equipos de la segunda y lograron mantenerse, en 2017 también se salvó, pero 2018 es el año donde el tiempo fue el compañero más tirano.

Desde 2013 hasta hoy, ocho entrenadores desfilaron en el banquillo ‘Rothosen’: Van Marwijk, Slomka, Zinnbauer, Knabel y Labbadia, previo a la actual campaña; donde tres técnicos Gisdol, Hollerbach y Christian Titz, intentaron un nuevo salvataje. Ocho triunfos, siete empates y 19 derrotas desenmascaran un objetivo dificultoso de sobrellevar. Además, Hamburgo, con 29, fue el equipo con menos goles del torneo.

Con figuras como Lewis Holtby, Kyriakos Papadoupoulos, Albin Ekdal o Bobby Wood, no se encontraron las soluciones ante un sinfín de variaciones futbolísticas en medio de un huracán en formación. Ahora, la cuenta de un campeón de Copa de Europa e insignia del fútbol alemán está en ceros.

El reloj que se detuvo El reloj que se detuvo Reviewed by Gonzalo De Feliche on 11:42 Rating: 5

No hay comentarios: